ELABORACIÓN DE JABÓN NATURAL

Diariamente creamos residuos, papeles usados, envases de plástico, de vidrio, etc… ahora muchos de nosotros ya sabemos dónde tenemos que llevar estas cosas… pero…¿y qué hacemos con el aceite usado?  Este aceite usado es muy contaminante, no lo podemos tirar por la pila, por favor no haced. Una pequeña cantidad la podemos usar para abonar los cactus, es decir, podemos poner como una cantidad de una cucharada de aceite a la tierra de los cactus o suculentas (no a otras plantas), pero si nos sigue quedando mucha cantidad debemos envasarlo para depositarlo en los contenedores adecuados (hay que fijarse, porque en algunos lugares ya hay este tipo de contenedores, al lado de los de plástico o vidrio, o en los miniecoparques). Pero es mucho más interesante poder utilizar este jabón usado para fabricar nuestro propio jabón, ya sea de manos o tocador, o para la limpieza de la ropa.
En Japón, donde es típica comida «tempura» (marisco y verduras fritas), se generan más de 400.000 toneladas de aceite residual al año y una empresa innovadora transforma el aceite, que antes se usaba para la alimentación animal, como fertilizante, para hacer jabón o en combustible para vehículos a motor.

El jabón
¿Qué es el jabón? Es una sustancia sólida o líquida que, mezclada con agua, sirve para lavar o limpiar. Utilizada desde los tiempos de los sumerios (3000 a.C.) ha sido utilizado para la higiene personal.
¿Cómo podemos obtenerlo?, pues de dos maneras, mediante la saponificación, usando sosa cáustica y aceite usado, o mediante la utilización de las plantas jabonosas.

La saponificación. Es la disociación de las grasas en un medio alcalino, por tanto necesitamos una grasa (que puede ser el aceite de oliva de freír, aceite de coco, de almendra, etc, o una grasa animal), y un álcali, que normalmente es hidróxido de sodio, sosa, o hidróxido de potasio, con lo que realizaremos jabón de potasa o jabón negro (utilizado mucho en jardinería y agricultura ecológica para hacer preparados contra plagas).


Plantas jabonosas
-       Son aquellas que contienen saponinas, una sustancia irritante que tiene propiedades similares a las del jabón, es decir, emulsiona las grasas y como resultado se produce espuma. Se han utilizado desde la antigüedad para lavar la ropa.
-       Conviene utilizarlas con prudencia, ya que sus principios activos, son muy irritantes para las mucosas en general, sobretodo ojos y sistema digestivo.

Posiblemente la planta más conocida y por nuestras latitudes es la jabonera o saponaria,  Saponaria officinalis  L.,

Familia: Cariofiláceas.
Nombre común: Jabonera, Lanaria o Saponaria.
Descripción y hábitat: Planta vivaz, que se extiende por estolones  subterráneos. Perenne, crece en todas partes de la región mediterránea, en los bordes húmedos de los caminos.
Componentes activos: Saponina (contenida en la raíz y en su máxima concentración justo antes de la floración), flavonoides, ácido glicérico, aceite esencial.
Aplicaciones terapéuticas: se utiliza como expectorante (en infusión y mezclada con miel). Por vía externa, se utiliza en decocción (empapando un trapo en el líquido) para aliviar el picor producido por eccemas y erupciones cutáneas.

Otra planta, en este caso, un árbol que ahora se está poniendo de moda, es el sapindus, o jabonero, Sapindus indicus L.

Familia: Sapindaceae.
Nombre común: Jabonero.
Descripción y hábitat: Árbol caducifolio de hojas compuestas. Inflorescencias en racimos o panículas. Flores unisexuales o polígamas. Típico de regiones templadas y subtropicales. Los frutos son pequeñas drupas de 1-2 cm de diámetro, la pulpa de las cuales son ricas en saponina (30%).
Usos: Los frutos se han utilizado para lavar la ropa, ya que mezclados con agua hacen espuma. También tiene uso en perfumería y farmacia para fabricar tinturas y emplastos. De la semilla se extrae un aceite que puede quemarse para alumbrado.  El cocimiento de la corteza se puede usar como sudorífico y diurético. Debido a su dureza, las semillas se han usado para hacer collares y rosarios, o como canicas para el juego de los niños.

Koelreuteria paniculata laxm.
Familia: Sapindaceae.
Nombre común: Jabonero de China, árbol de los farolillos.
Descripción y hábitat: Especie cultivada como árbol ornamental. Le gustan los lugares abiertos, soleados, y requiere suelos bien drenados. Se multiplica por semillas o por retoños de raíz. Proviene de China, Corea, Japón.
Usos: La saponina que contiene la planta, sobre todo en las raíces, produce espuma y era empleado como limpiador. Las flores se empleaban para teñir (tienen igualmente propiedades medicinales) y las semillas para fabricar collares. Las hojas eran comidas en épocas de hambruna.

Quillaja saponaria Mol.

Familia: Rosaceae.
Nombre común: Árbol de la corteza del jabón, arbolillo chileno.
Descripción y hábitat: Habita en ambientes secos y suelos pobres, llegando hasta los 2.000 m. Corteza de color gris, rica en saponina. Endémico de Chile.
Usos: La corteza era utilizada  como detergente debido a la gran cantidad de saponina que contiene. Potencial como especie para programas de reforestación en suelos áridos. Utilizado ampliamente como ornamental.


Aloe saponaria

Familia: Asphodelaceas
Descripción y hábitat: Planta del desierto que no necesita de muchos requerimientos. No soporta los climas fríos;  puede sufrir congelación
Usos: El aloe saponaria se utilizaba en la antigüedad como jabón para la piel, y actualmente aún se comercializa para diferentes productos para el baño. No obstante se debe tener cuidado al utilizarlo muy concentrado, ya que puede dañar la piel e irritarla.

CÓMO HACER JABÓN
¿Qué necesitamos para un litro de jabón?
-           Aceite vegetal, ya sea de girasol, de oliva, de coco o incluso de aceite usado de cocina (500 ml).
-          Agua (500 ml).
-          Sosa cáustica (Hidróxido sódico) o potasa cáustica (Hidróxido potásico) (250 gr). 
-          Un recipiente de  vidrio o cerámica (nunca de aluminio).
-          Palo de madera para revolver.
-          Moldes de plástico.
1. Poner el agua en el recipiente de cristal o cerámica y, utilizando los guantes y gafas de protección, introducir lentamente la sosa cáustica, removiendo hasta que se disuelva. Esta reacción produce calor (exotérmica) y hay que evitar tocarla.

2. Esperar a que se enfríe y entonces añadir el aceite sin dejar de remover hasta que se espese. Puede entonces pasarse a otros recipientes más pequeños o a una bandeja donde luego se pueda cortar y hacer trozos más pequeños.
3. En 24 h. puede quedar hecho pero conviene utilizarlo completamente seco después de al menos dos semanas.




Según el aceite que queremos utilizar, debemos poner una cantidad de sosa que viene indicada por el índice de saponificación de cada tipo de grasa:

TABLA DE SAPONIFICACIÓN           
 Para  saber los gramos de sosa que necesitaremos para saponificar totalmente 100 g de aceite de oliva basta multiplicar 100 x 0,134. En el caso de que vayamos a hacer un jabón con diferentes aceites, habría que buscar la cantidad necesaria de sosa para cada tipo de aceite concreto, y luego sumarlas todas.

RECETAS
Jabón cremoso de tocador
-       2 cucharadas soperas rosas de sosa cáustica.
-       20 cl. de agua.
-       50 cl. de aceite de coco.
-       2 cucharaditas de café de glicerina o de miel.
-       Jabón de avena
-       1 pastilla de 200 gr. de jabón neutro.
-       100 gr. de harina de avena.
-       Agua.
Elaboración: Ralla el jabón y colócalo en un recipiente apropiado. Cubre con agua y lleva a baño maría, para que se derrita. Una vez disuelto, agrega la harina de avena, revolviendo constantemente, para que se integre. Retira del calor y espera hasta que entibie. Modela las pastillas y deja enfriar  completamente. Este jabón es ideal para la limpieza de cutis graso.

Jabón de canela
-       1 pastilla de jabón de glicerina.
-       25 g. de canela en polvo.
Elaboración: Coloca el jabón de glicerina en un recipiente adecuado y lleva al calor para que se derrita completamente. Retira del fuego y agrega la canela, revolviendo para que se mezcle bien. Vuelca en un molde y deja enfriar hasta que solidifique.

Jabón de leche de almendras
-       Dos cucharadas de sosa
-       40 cc de leche de almendras
-       100 de aceite de girasol, almendras, etc.
-       Esencia (opcional)
Procedimiento: proceder primero mezclando bien la sosa con la leche y a continuación añadir el aceite y remover hasta que quede una pasta homogénea.
La opción con leche de coco y aceite de coco  da como resultado un jabón muy cremoso para la piel.

Jabón de afeitar
-          700 g aceite extra virgen
-          218 g de agua destilada (o mineral)
-          85 g de sosa
-          20 g de avena en polvo o triturada (se añade al final)
Procedimiento: se elabora como los anteriores pero como tarda más en ligar nos podemos ayudar de una batidora. Se puede usar también para lavarse la cara después del afeitado, como un aftershave.





Comentarios