El Romero

De flors de romaní i noies per casar, tot l’any n`hi ha.



Cuando preguntamos a un niño el nombre de una planta aromática, sin pensar dice: romero! Esto es porque la conocen muy bien; la han olido o la han visto en la paella. 

Para empezar, proponemos una planta nuestra y muy conocida por sus virtudes culinarias, pero que podemos utilizar en jardinería con muy buenos resultados: el romero. 

Nombre científico. Rosmarinus officinalis L.

Nombre común. Romero

Procedencia. Región mediterránea

Familia. Labiatae

Etimología. Se cree que el nombre latino rosmarinus deriva de “ros”, el rocío, y “marinus”, marino, porque se trata de una planta mediterránea que no se aleja mucho las costas. También hay otra hipótesis según la cual “ros” deriva del vocablo griego rhops, que significa arbusto, y “marinus” del vocablo griego myrinos, que significa aromático. El adjetivo officinalis se aplica a especies que se han considerado medicinales. 

Características. Es una planta de 0,5 a un metro de altura (puede llegar hasta dos metros), con las flores azules y a veces rosa pálido. Las hojas son verdes, con el anverso de color blanco y con los bordes curvados hacia bajo. Las hojas tienen aceites esenciales, importantes por las propiedades medicinales; la miel procedente de esta planta es muy apreciada. Florece todo el año. La hoja es perenne, es decir, no cae en otoño. 

Usos en jardinería. A pesar de que es una de las plantas aromáticas más utilizadas en la cocina, también es una planta muy decorativa que encaja fácilmente en cualquier jardín, aislada, en grupo o formando pequeños grupos. Puede servir de alimento y de soporte a los insectos depredadores que se alimentan de las plagas, como por ejemplo la crisopa, que se alimenta de los pulgones. Hay que ponerla en nuestro jardín si queréis que sea un jardín ecológico. Además se utiliza para repeler insectos parásitos.

Cultivo. Calor y sol. Nunca tiene que tener el agua estancada. Vive mejor en tierras permeables con tendencia calcárea. Tolera los suelos pedregosos y pobres. No resiste muy bien el frío. Requiere al menos seis o siete horas de luz directa al día.

Para reproducirla, lo mejor son esquejes de tallo joven, que es de color verde oscuro. La época mejor es desde principios de verano hasta el otoño; si son esquejes de tallo maduro (de color marrón), desde finales de verano hasta el invierno. Para hacer los esquejes se corta el tallo desde el extremo a unos 10 cm; se quitan las hojas de la parte inferior y se planta enterrándolo unos 3 o 4 cm en un suelo ligero, es decir, arena y turba. También se puede hacer un semillero y luego repicar las plántulas que salgan.

Poda. Podar, en este caso, quiere decir mantener la forma. Para una planta herbácea o arbusto, la poda quiere decir limpiar los brotes enfermos o muertos, es decir, hacer una buena limpieza. La poda favorece la floración y facilita la entrada de luz en el interior de la planta. Se puede aprovechar para darle una forma bonita. Se puede realizar en primavera, desprendido de la floración, o en invierno. Hay que quitar las partes que estén muertas y recortar si hace falta los brotes nuevos.

Otros usos. Es muy utilizada además de la cocina. Se puede hacer aceite poniendo un tallo en una botella. Tiene aplicaciones medicinales y cosméticas. 

Hay un refrán que dice: de las virtudes del romero se puede escribir un libro entero. Es famoso el alcohol de romero, usado desde la antigüedad para aligerar el dolor. Con las hojas se hace el agua de la reina de Hungría, muy utilizada en perfumería.

Puedes encontrar aceite esencial de romero aquí



flores romero
Detalle de flores y hojas de romero



Comentarios